“Desde la entrada en vigencia de la Ley N°4397/11 a finales de 2011, todos los análisis que se realizan y que han realizado las diferentes autoridades pertinentes a nuestros productos han dado en todos los casos negativo a la presencia de Tripolifosfato de Sodio. (Dichos resultados están a disposición de ustedes en nuestra sitio oficial www.unilever.com.py)

Aún así, nuestra Compañía no puede operar libremente. Un amparo presentado recientemente contra la Dirección Nacional de Aduanas que hace una interpretación del Artículo N°2 que va más allá de la Ley N° 4397/11, ha bloqueado la importación de los productos domisanitarios, solicitando, además de los realizados localmente y los ya presentados, certificados que no existen actualmente en los países de origen.
Somos una compañía que ofrece marcas en más de 170 países, todas ellas preferidas por los consumidores por su calidad e innovación. En todas partes competimos libremente con otras marcas por las preferencias de los consumidores.

Unilever respeta y cumple con todas las leyes en todo el mundo. En la mayoría de los casos, nuestros estándares son más exigentes y rigurosos que las legislaciones locales. Operamos con las mismas reglas en todos los países basados en nuestro Código de Principio de Negocios que persigue el respeto a las leyes y la ética profesional. Trabajamos en Paraguay con los máximos lineamientos de calidad, seguridad y cuidado del medioambiente.

Poniendo trabas a la importación de todos los productos domisanitarios, con la excusa de un componente que no existe en ninguno de los productos importados legalmente al país, el único beneficiado es el contrabando. Unilever de Paraguay es uno de los principales contribuyentes al fisco. Estamos en el Puesto N° 11, aportando 12.445 millones de guaraníes anuales.

En nuestro país, más de 1.400 familias paraguayas dependen de nuestra Compañía. Por ello, es nuestro deber defender nuestros derechos, el libre comercio, la libertad de elección y la generación de un buen clima para la inversión.”