Foto: Vladimir Bigorra

La cuestión del agua es un asunto candente hoy en día – pero no solo para expertos y activistas verdes y ambientales, sino en el mundo corporativo, como fuera reportado recientemente en el portal de The Economist.

Así como Chile suspendió la continuación de la mina de la firma Barrick of Canada, la minera de oro mas grande del mundo, por no poder ésta garantizar el cumplimiento de normas en materia de anti-polución hídrica y protección de glaciares – nuestro país también suspendió la licencia ambiental de Acepar por incumplir con normas ambientales.

Coca-Cola, Nestlé y Unilever se encuentran entre el grupo selecto de empresas que se encuentran liderando preocupaciones relacionadas al agua y tomando acciones productivas para combatir los problemas que las mismas producen.

Las empresas debieran tomar en consideración las consecuencias negativas que su irresponsabilidad ambiental genera en los recursos hídricos, y si al menos no fuere por una preocupación ambiental, por preocupaciones comerciales, pues la falta de dichos recursos esta impactando de forma adversa oportunidades de negocios en lugares donde ya se da esta carencia. Cuanto más escaso el recurso, más caro su uso.

Pensemos en verde – aunque fuere motivado por las ganancias, si no lo fuera por el ambiente; la motivación de proteger nuestras aguas generada por ganancias y oportunidades comerciales, produce los mismos efectos y ayuda a combatir las preocupaciones provocadas por cuestiones ambientales con la consecuencia positiva de seguir generando puestos de trabajo decente y contribuciones tributarias al fisco.

</