Blog

Último momento: Hay Vacancia de trabajo “en Paraguay”

Las matemáticas, los algoritmos y las ciencias exactas están atravesando su momento más necesario en la civilización no solo a nivel mundial, sino local. Así lo indica Pedro Yambay, presidente de la Cámara Paraguaya de la Industria del Software (CISOFT), quien ha puesto de manifiesto una sobre-demanda del 1.000% en el rubro de informáticos especializados en software al haber una oferta de 150 egresados anuales pero una demanda de 1.000 a 1.5000 profesionales nuevos al año. Parecería una broma luego de leer esta noticia, pronunciar la tan remanida frase “No hay trabajo en Paraguay”.

Cuando decimos que hay desempleo en el Paraguay, lo que en verdad estamos queriendo diciendo entonces es que hay poca formación académica y técnica en las áreas laborales requeridas, porque los números mencionados arriba arrojan nos muestran que las profesiones escogidas distan mucho de los recursos humanos requeridos. Esto es responsabilidad tanto del gobierno como de las universidades quienes deben saber las tendencias del merado e informar a la generación entrante a la universidad, acorde.

El informático – en este caso el desarrollador de softwares, programador, etc. – es tan relevante hoy cuanto el maquinista costurero en la revolución industrial q, o el ensamblador de vehículos durante la segunda mitad del siglo pasado.

Es realmente inaceptable que el país sufra la carencia del profesional más demandado al tiempo en que florece la industria de motochorros y paseros contrabandistas, tanto por el lado del crecimiento, como por cumplir la ley como el de hacer la sencilla observación que los segundos podrían dedicarse a las tareas primero enunciadas si tuviesen la oportunidad de prepararse para ello.

Un “pasero” haría mucho mejor al futuro de su hijo al mandarlo al colegio en vez de tenerlo de “ayudante” en su labor, y asegurar su formación de educación terciaria en los rubros que más prosperidad prometen dar. “Yo soy pasero porque mi padre lo era” es una frase que se repite en las zonas de frontera. Un verso demasiado gastado que ya no tenemos excusas para darnos el lujo de aceptar.

Podemos elegir el camino a seguir. El del crecimiento desordenado de una oferta educativa que se aleja de la realidad del mercado, o uno que atienda a dar herramientas a los jóvenes a tener una educación que les asegurará un futuro.. Depende de nosotros como sociedad hasta donde justificar y poner excusas, y desde donde exigir y a quienes hacerlo. Cosa que sabemos perfectamente.

Write a comment