Blog

Sin licencia NO amigo

El día jueves 25 de octubre del corriente año fue presentado el informe de “Ocupación Informal” por la Dirección General de Estadística Encuesta y Censos (DGEEC) donde lógicamente el eje central del informe se refiere a la población ocupada que se encuentra en condiciones laborales de actividades informales. El informe discrimina por edad, género, zona geográfica (urbana o rural) y nivel educativo; cabe resaltar que el informe excluye de la muestra a los trabajadores rurales por la naturaleza de su actividad laboral.

Tras leer el informe digital, café y unas medialunas de por medio, un dato en particular llamó poderosamente mi atención: El sector que aglutina el mayor porcentaje de población ocupada en actividades laborales informales es el sector de la construcción. Paradójicamente, uno de los sectores de mayor auge tuve en los últimos 5 años, lo que por descarte significa que la mayoría de los constructores de las obras que vemos por las calles de Asunción y Gran Asunción no contaban con IPS o un seguro de pensiones al trabajar.

Por un lado, el aumento en los índices de construcción era una asignatura largamente pospuesta por los gobiernos y tampoco se puede negar el aporte en sentido de un incremento en la dinamización económica que desemboca la construcción. Impacta positivamente a constructores, ingenieros, arquitectos, maestros de obra, empresas constructoras, pequeñas empresas gastronómicas que me colocan cerca de las construcciones y genera conectividad entre la población lo cual de vuelta actúa como su propio propulsor para generar crecimiento económico. Sin embargo, no se puede dejar de mencionar el alarmante dato exhibido por la DGECC, el 88,4% de la población dedicada a este rubro trabajo en condiciones de informalidad.

A esta altura, la característica natural de Pro Desarrollo es proponer políticas innovadoras y factibles contra la economía informal, entendiendo el perjuicio que esta genera a todos los paraguayos.

Ocasionalmente cuando nos encontramos con una problemática de Estado se nos ocurren las soluciones más inverosímiles; “Debe venir un organismo internacional experto en el tema a solucionar el problema”, “Es culpa de los senadores y diputados que no hacen nada para solucionar la situación” o el más cotidiano: “Así nomás luego es en Paraguay”. Cuando realmente deberíamos preguntarnos: “¿Cuál es el método más eficiente y de menor costo para solucionar el problema?”

Desde Pro Desarrollo opinamos lo siguiente: Tal como su nombre lo dice, la mayoría de los egresados de una carrera universitaria son licenciados, lo cual indica que tienen la licencia para ejercer su profesión por ser expertos conocedores sobre el tema. El mismo principio se puede aplicar al sector de los obreros de la construcción.

La propuesta concreta consiste en la creación de un Sistema de Registro Profesional (SRP), a cargo de la Secretaria Nacional de Promoción Profesional (SNPP). El cual obliga al trabajador a encontrarse capacitado, actualizar conocimientos sobre las mejores prácticas y obtener el permiso legal para encontrarse habilitado a realizar el trabajo al cual se postula. A su vez, este registro obligaría a la mayor formación de técnicos en mandos medios y básicos, obliga a la precalificación de la mano de obra, fortalece las instituciones de enseñanza (SNPP) y genera auto-sustentabilidad para las mismas, impone el pago de aranceles profesionales en las municipalidades donde el trabajador ejerza su profesión y genera una base de datos de los registros profesionales. Por el lado del obrero, este solamente podría trabajar con una licencia, estaría cualificado para trabajos de mayor envergadura (lo que a su vez supone más remuneraciones), tendría seguridad social y seguro de vida en caso que algo le ocurriese y puede acceder a mayores líneas de crédito.

Finalmente, muchas veces las soluciones a los problemas más complejos se basan en contar con una visión sencilla para evitar elevar costos innecesariamente y realizar un ajuste de políticas públicas. Esperemos que de la misma forma en que la DGEEC publica este año estos valores podamos en un futuro notar una diferencia sustancial en estos índices y sentir en las calles la diferencia positiva que ayudamos a “construir”.

Write a comment