Clorindeando

Problema

Existe una falta grave de preocupación en la sociedad civil y en el gobierno respecto a las consecuencias negativas y adversas que genera el contrabando.

Objetivo

A través de una campaña, instalar el debate acerca del contrabando y con el fin de proliferar la connotación negativa del mismo.

Resultado

+33.000 visualizaciones video
+2.600 Me Gusta
+760 comentarios

Descripción del Proyecto

Buscando la manera de concienciar sobre el daño y las consecuencias que produce la economía informal y muy en especial el contrabando, desde PRO decidimos lanzar una campaña a la que hemos llamado “Clorindeando”.

La iniciativa consistió en una página en Facebook que ofertaba productos masivos con precios que, por los excesivos descuentos que ofrecían, se sabía provenían del contrabando.

Lanzamos la página y empezamos a publicar las primeras ofertas de cervezas, pañales, shampoo, entre otros productos. Al instante, el crecimiento de fans fue exponencial. En un día llegamos a más de 5.000 personas ávidas de encontrar ofertas convenientes. Otras, a su vez, manifestaban su indignación ante el hecho de promover las ventas ilegales a través de redes sociales.

Una vez alcanzada la repercusión que esperábamos, comunicamos el mensaje que queríamos hacer llegar. ¿De qué manera? Invitábamos a los usuarios a hacer sus pedidos a través del inbox. A quienes lo hacían, les respondíamos con un mensaje claro y contundente, diciéndoles que lamentablemente no podremos enviarle el pedido porque el contrabando nos daña a todos.

“Cada vez que compras mercadería de contrabando, estás promoviendo indirectamente la falta de escuelas y de hospitales en nuestro país. Y aunque no te des cuenta, también promovés la inseguridad y el desempleo, porque al comprar mercaderías que no pagan impuestos,  disminuyen los recursos del Estado para poder darnos la atención que merecemos…”

De esta forma develábamos nuestro propósito con un mensaje que llegaba de manera directa a aquellas personas a quienes necesitábamos llegar.

El mensaje final que dejamos a la ciudadanía, es que la próxima vez que consideren comprar productos de contrabando, no piensen en su beneficio inmediato sino en su bienestar futuro. Porque lo que hoy ganas en precio, mañana pierdes en educación, salud y seguridad.

Write a comment